Sedación Consciente en Odontología

Ir al dentista es uno de los episodios más estresantes al que puede ser sometido un paciente y los que más sufren esas consecuencias son los niños. Es por ello que gracias a los avances tecnológicos contamos con la sedación y analgesia para reducir los niveles de estrés, agitación y dolor. Pero, ¿qué es la sedación? ¿En cuáles tratamientos se utiliza? ¿Implica alguna consecuencia de usarla? Esto y más, lo responderemos a continuación.

¿Qué es la sedación consciente?

La sedación dental y la analgesia son utilizadas en distintos procedimientos médicos tanto de corta como larga estancia clínica. El propósito de esta es ayudar al paciente a disminuir los niveles de ansiedad, agitación y calmar el dolor. Esta contribuye además a mejorar el intercambio gaseoso (provisión de oxígeno limpio de los pulmones al torrente sanguíneo), sobre todo en pacientes con enfermedades de base como hipertensos o aquellos que padecen alguna insuficiencia orgánica.

Partiendo de esta idea, la sedación en odontología es crucial a la hora de realizar tratamientos invasivos en la cavidad bucal. Mayormente se aplica un tipo de sedación local y se le llama sedación consciente.

Existen dos tipos de sedación: la sedación consciente por inhalación y consciente por vía intravenosa. Las dos cumplen con el objetivo de hacer que los pacientes puedan sentir un estado de bienestar y relajación a medida que su dentista realiza un tratamiento, casi siempre invasivo. Este procedimiento ayuda a disminuir la respuesta metabólica al trauma, se disminuye el consumo de oxígeno y se mejora la capacidad ventilatoria.

Monitorización

Se deben cumplir con los estándares de monitorización básica como son: evaluación clínica del nivel de sedación, tipo y frecuencia de respiración. Además, se debe verificar que el niño está consciente y responde a estímulos físicos u órdenes verbales. Sin mencionar que se controlará la frecuencia cardíaca, control de coloración de la piel y las mucosas a través de un pulsioxímetro que mide frecuencia y saturación de hemoglobina.

¿Cuándo se utiliza la sedación consciente en la consulta?

La sedación consciente está indicada para procedimientos médicos donde el paciente tenga altos niveles de estrés o miedo. Entonces, se aplica para ayudar al paciente a sentirse relajado. Vale mencionar que este temor está relacionado a varias causas como el tiempo de espera o el tipo de procedimiento anestésico-quirúrgico, las punciones o el monitoreo invasivo, dolor y posibles complicaciones, incluso miedo a la muerte.

Así que el objetivo es garantizar la seguridad y bienestar del paciente, disminuyendo el estrés y malestar físico y psicológico así como el dolor si está presente. De esta manera se logra que se incorpore a sus actividades habituales en el menor tiempo posible.

Contraindicaciones

La sedación consciente en niños estará contraindicada en los siguientes casos:

  • Menores un año de edad.
  • Vía aérea con laguna anomalía, incluyendo las amígdalas hipertróficas.
  • Historia clínica de apnea del sueño.
  • Disfunción respiratoria o cardiaca.
  • Depresión del nivel de conciencia.
  • Enfermedad neuro-muscular.
  • Infección del tracto respiratorio.
  • Alergias o reacción adversa previa a los fármacos utilizados.
  • Niños muy estresados a pesar de una correcta preparación.
  • Jóvenes mayores con problemas de conducta.
  • Rechazo por parte del responsable legal del paciente.

Sedación en odontopediatría

Los pacientes odontológicos con más ansiedad son los niños, principalmente por miedo al dolor. En consecuencia, es posible que el niño no coopere con el dentista para proceder al tratamiento. Es por ello que en la sedación consciente en odontología pediátrica se hace necesario mantenerlos relajados para poder hacer el debido procedimiento. No obstante, este se debe hacer bajo los protocolos establecidos  de sedación o anestesia para niños.

El odontólogo responsable deberá dar todas las indicaciones en forma oral y escrita a los padres o tutores acerca del procedimiento llevado a cabo. También deberá ayudar al niño a qué pueda de manera sencilla conocer el tratamiento al que se le va a someter para crear un ambiente relajado con el propósito de que pueda cooperar.

Sedación consciente intravenosa

Existen dos tipos de sedación: intravenosa y sedación consciente con óxido nitroso. La sedación consciente intravenosa utiliza fármacos sedantes por vía intravenosa para controlar la ansiedad. Se utiliza sobre todo en tratamientos más largos y complejos como las cirugías.

En la sedación consciente intravenosa se utilizan fármacos que se asimilan por el organismo haciendo un efecto rápido. Es así como se puede controlar la dosis, permitiendo que el paciente se recupere rápido de la anestesia. Este tipo de sedación consciente sume al paciente en un estado de relajación pero no hasta el punto de dormirse. Aliviará el dolor que tenga y lo mantendrá calmado.

Es necesario que el procedimiento de sedación lo realice un anestesiólogo calificado pues este se encargará de administrar la dosis de acuerdo a sus necesidades. Aunado a esto, vigilará el pulso durante todo el procedimiento.

Entre los medicamentos que se utilizan para este tipo de sedación se encuentran el grupo de las benzodiazepinas, ya que se consideran más seguros para la sedación dental intravenosa. Asimismo, los siguientes  medicamentos se indican para ayudar a la realización de tratamientos dentales: Midazolam, Fentanilo y Triazolam.

Sedación consciente con óxido nitroso

También se le llama sedación consciente por inhalación debido a que el paciente respira una mezcla de óxido nitroso por una mascarilla nasal. Este gas cumple con los estándares de seguridad y debe ser administrador por un dentista calificado.

Este gas inhalado le proporciona al paciente un estado de relajación y bienestar que le permite disminuir sus miedos y ansiedad, a la vez que ayuda al dentista a realizar el procedimiento necesario.

¿Cuánto duele la sedación consciente?

La sedación consciente no presenta dolor en su administración, más bien ayuda a reducir la carga de estrés y miedo que ocasionan los tratamientos odontológicos. Pasada la anestesia, el paciente puede sentir algún mareo, que se pasará con las horas.

Es por ello que en la clínica Torremolinos, podemos asesorarte y garantizarles tanto al adulto como al niño el tratamiento correcto y si es necesario administrarle algún tipo de sedación. Contamos con un equipo capacitado para realizar los tratamientos que impliquen ayudar al paciente a aceptarlos y que puedan colaborar con nosotros para obtener los  mejores resultados de los tratamientos odontológicos que aplicamos en la Clínica B Murri.

Ir arriba